Aloe Vera crema: propiedades, beneficios y usos.

Qué es el aloe vera

Se trata de una sustancia que se emplea desde tiempo inmemorial en el tratamiento de enfermedades, así como en el cuidado de la piel y el cabello.

Todas las plantas de Aloe Vera tienen propiedades curativas, pero es a los tres años de vida, cuando el gel contenido en las duras hojas verdes externas del Aloe, denominado acibar, está al máximo de su contenido nutricional, con más de 250 propiedades, vitaminas B1, B2, B3, Y B6; vitaminas C y E; minerales como el calcio, el magnesio, el hierro y el potasio; y aminoácidos.

Su ingrediente clave es el germanio, sustancia que actúa como un filtro depurador del organismo, eliminando los desechos de las células, reestructurando y revitalizando la médula ósea, reactivando el sistema inmunitario y estimulando la producción de endorfinas para calmar el dolor.

Usos, propiedades y beneficios del aloe vera

Los infinitos estudios realizados en torno al Aloe Vera han revelado ya sus muchas propiedades: es inhibidor del dolor, antiinflamatorio, cicatrizante, depurativo, digestivo, fungicida, bactericida, regenerador celular, antibiótico, coagulante, antiviral y desintoxicante.

A nivel externo se trata de una de las plantas más usadas para el cuidado de la piel, ya que no sólo la hidrata y la suaviza, sino que es un gran regenerador celular, cicatrizante, tonificador y de alta penetración en la piel.

Cuando se usa con regularidad, evita las arrugas prematuras y retarda las propias de la edad, reduciéndose la medida de los poros abiertos, y pudiéndose usar incluso bajo el maquillaje, aunque en combinación con alguna crema hidratante, que aconsejablemente lleve Aloe entre sus ingredientes.

El Aloe Vera participa como ingrediente básico en innumerables productos de belleza, al poseer la capacidad de penetrar en las tres capas de la piel y expulsar los depósitos de grasa que taponan los poros. Además, resulta muy efectivo para prevenir y eliminar las pequeñas estrías que pueden irrumpir en la piel.

Posee una gran actividad bactericida y fungicida, es descongestionante, calmante y un excelente filtro solar contra la radiación ultravioleta, usándose para problemas de la piel irritada y para calmar las quemaduras leves del sol. Dilata los capilares sanguíneos incrementando la circulación en la zona afectada, destruye los tejidos muertos, favorece el crecimiento celular, acelerando la curación de llagas y heridas, hidrata los tejidos y elimina la sensación de calor en las llagas, úlceras e inflamaciones.

Por ser un excelente limpiador y antiséptico natural, que penetra fácilmente en la piel y en los tejidos, y un importante regenerador, se recomienda su uso después del afeitado a modo de after shave, o después de la depilación, impidiendo la aparición de irritación, granos o erupciones al cerrar rápidamente los poros dilatados.

También es excelente para fortalecer el cabello y contra la caspa, combatiendo las posibles dermatitis seborreicas que produce el estrés; consiguiendo también muy buenos resultados en casos de soriasis y eccemas.

En medicina se utiliza el jugo de sus hojas cuajado en una masa sólida de color muy oscuro y muy amargo como un purgante de rápida acción que incide sobre el intestino grueso, al ser ingerido en ayunas. Aunque el sabor de la pulpa no es desagradable, su estructura gelatinosa la hace algo repugnante, por lo que puede optarse a molerla en una licuadora, mezclándola con zumos de fruta o con miel o en ensalada.

No es recomendable ingerir Aloe Vera durante el periodo de embarazo, ya que este es astringente.

Recientemente se han descubierto nuevas aplicaciones en los tratamientos de cánceres, tumores o úlceras, y además los odontólogos lo utilizan para reducir la inflamación de las encías, los oftalmólogos para aliviar inflamaciones en los ojos, y los dermatólogos para combatir el acné. En los casos de problemas bucales, llagas, heridas por extracciones, gingivitis o estomatitis, se molerá la pulpa, manteniendo el gel en la boca todo el tiempo que sea posible y procurando que permanezca en contacto con la zona afectada.

La constancia es fundamental para obtener buenos resultados siendo, en los tratamientos largos por vía interna conveniente, después de cada mes de ingestión de pulpa, descansar una semana, por que el organismo asimile los efectos.

Cultivo del aloe vera

El Aloe Vera se de mejor en maceta de barro que de plástico, en la que se cubre la planta hasta el nacimiento de las hojas, esperando un par de semanas, para empezar su riego. Se debe situar en un lugar soleado y cálido, protegida del frio en invierno.

También hay que tener cuidado con el exceso de agua.

Es muy resistente a la plagas y a la falta de agua, reproduciéndose. mediante hijos que le nacen alrededor, que deben ser separados de la planta adulta cuando tengan una altura de cuatro dedos.

Se recolectan siempre sus hojas más bajas que, por ser las más viejas, concentrando todas sus propiedades curativas.

Para su uso interno, es necesario quitarle los bordes espinosos y la piel que envuelve su característica pulpa de textura cartilaginosa. Si se utiliza para uso externo, como si fuese una crema de Aloe Vera, puede frotarse directamente sobre la piel o aplicarse sobre la zona a tratar en forma de cataplasma como si se tratase de un gel de Aloe Vera. Se puede calentar la hoja, pasándola cerca de una fuente de calor antes de su uso.

Clara Pobla
Estética y Cirugía

    Aún no hay opiniones, preguntas o comentarios. Sé el primero!!!

    Deja un comentario

    Powered by WordPress. Designed by Woo Themes