Celulitis edematosa

Qué es la celulitis edematosa: prevención, remedios y tratamiento

¿Sabías que existen 3 tipos de celulitis? Seguramente no. De hecho, muy pocas personas conocen las diferencias entre estos tres tipos. Hoy venimos a hablar de la menos común y más grave de todas: la celulítis edematosa.

Es importante detectar la aparición de este tipo de celulitis con tal de aplicar a tiempo su debido tratamiento anticelulítico, ya que de otra forma, puede acabar convirtiéndose en un problema muy doloroso interfiriendo en el día a día de la persona que lo sufre.

Para que seas capaz de prevenir su aparición y de eliminarla en caso de que se manifieste, aquí te contaremos todo lo que debes saber sobre la celulitis edematosa.

¿Qué es la celulitis edematosa?

La celulitis edematosa es el tipo problemática celulítica menos común pero más grave de todas. Suele aparecer en las extremidades, aunque como ocurre con el resto de problemas de este tipo, suele estar más presente en los muslos. Normalmente, el perfil más afectado suelen ser mujeres de entre 20 y 40 años.

El aspecto que deja tras de sí la celulitis edematosa, es de una piel con una textura gelatinosa y blanda. Se trata de un efecto muy visible a simple vista, aunque se hace mucho más evidente al tocar y palpar la zona afectada.

Como hemos dicho, la celulitis edematosa es la más grave ya que puede resultar bastante dolorosa y su naturaleza tiene origen en problemas circulatorios de nuestro propio cuerpo, que a su vez, pueden llegar a provocar otros trastornos y enfermedades. No obstante, el mayor inconveniente de la propia celulitis edematosa en sí, es puramente estético.

¿Cuál es el origen de la celulitis edematosa?

Este tipo de celulitis aparece en nuestro cuerpo a causa de un conjunto de factores que hacen que el sistema linfático no funcione correctamente. Este sistema es el responsable de transportar un líquido llamado linfa que contiene básicamente glóbulos blancos. En otras palabras, este sistema cuenta con un papel fundamental en nuestra inmunología, la cual nos protege contra posibles enfermedades e infecciones.

Aunque el sistema linfático es el principal involucrado en los problemas de tipo celulítico, el sistema circulatorio también cuenta con un papel importante en este tipo de trastornos.

De hecho, es precisamente cuando estos dos sistemas no cuentan con la suficiente fuerza como para transportar los líquidos y eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, que aparece la tan temida celulitis.

Esto puede ocurrir por una gran cantidad de factores, que pueden ir desde los genéticos, hasta todo lo que tenga que ver con nuestros propios hábitos. De hecho, evitar la aparición de la celulitis edematosa es totalmente posible con un estilo de vida adecuado.

Un mal funcionamiento de estos dos sistemas provoca que aparezca la retención de líquidos, seguido de un hinchazón de ciertas partes de nuestro cuerpo. Además, la celulitis edematosa también puede volverse dolorosa cuando es muy grave.

¿Cuáles son los síntomas de la celulitis edematosa?

Los síntomas más comunes son la hinchazón de ciertas partes de nuestro cuerpo, aunque lo más habitual es que esto ocurra sobre todo en la zona de los muslos.

Este aumento del volumen suele ser consecuencia de una retención de líquidos y toxinas por parte de nuestro cuerpo. A su vez, este problema puede dar origen a una pérdida de sensibilidad, o aumento dependiendo de cada caso en concreto, además de un dolor que puede ser más o menos intenso.

Una de las consecuencias colaterales de esta hinchazón, es que aparezcan las tan antiestéticas estrías, debido a que la piel no tiene la suficiente elasticidad como para aumentar de volumen de una forma tan súbita.

¿Por qué aparece la celulitis edematosa?

Como hemos adelantado, la celulitis edematosa es un problema de origen linfático que puede estar producido por una gran cantidad de variables. Las principales son las siguientes:

  • No hacer ejercicio: las personas con un estilo de vida sedentario serán más propensas a tener problemas de circulación. El hecho de tener una vida sedentaria no es sinónimo directo de obesidad, sino que puede haber personas delgadas, que a pesar de su constitución, no hagan demasiado ejercicio o trabajen en una oficina, lo que inevitablemente, acabará conduciendo a una problemática de este tipo.
  • Una dieta desequilibrada: el alto consumo de proteína animal, demasiados carbohidratos, azúcares y fritos, junto a toda una serie de malos hábitos, puede llegar a ocasionar un problema de este tipo. Igual que en el caso anterior, una mala dieta no tiene porque ser solo exclusiva de personas con sobrepeso.
  • Exceso de consumo de sal: demasiada sal pude incidir en un problema de mala circulación, que a su vez, puede acabar desarrollando un problema celulítico.
  • Estrés: es bien sabido que algunos problemas psicológicos pueden ocasionar efectos psicosomáticos en el cuerpo. El estrés es una de los trastornos psicológicos que más problemas físicos puede desencadenar, siendo uno de los más habituales, la celulitis edematosa.
  • Obesidad: la gran mayoría de personas con obesidad tienden a tener problemas celulíticos. La obesidad en sí, puede ser de origen hormonal, o producirse por un conjunto de malos hábitos.

Remedios para evitar la aparición de la celulitis edematosa:

Por suerte, es totalmente posible evitar la aparición de la celulitis edematosa. De hecho, si llevamos a cabo toda una serie de buenos hábitos, tenemos muchas posibilidades de que nunca acabemos por sufrir este tipo de problema. Estas son las 3 claves para prevenir su aparición:

  • Dieta equilibrada: una dieta rica en frutas y verduras, dejando a un lado los azúcares y los fritos puede ser una buena forma de evitar la aparición de la celulitis. La carne no tiene porque estar exenta, aunque hay que consumirla con moderación.
  • Ejercicio: el deporte de tipo aeróbico es una excelente forma de motivar nuestros sistemas circulatorio y límbico de una forma eficiente.
  • Masajes: al masajear periódicamente las zonas más propensas de aparición de celulitis, podremos evitar que esta aparezca ya que estaremos propiciando el movimiento de estos líquidos retenidos.

¿Qué tratamientos existen para eliminar la celulitis edematosa?

Aunque se trata de una de los problemas de tipo celulítico menos habitual, existen una multitud de tratamientos que podemos llevar a cabo para eliminarla por completo de nuestro cuerpo:

  • Masajes reductivos, linfáticos y modeladores: existen expertos especializados en la realización de estos masajes, cuyo objetivo principal es favorecer el movimiento de los sistemas linfáticos y circulatorios. Aunque muchas personas optan por hacerse estos masajes para evitar la aparición de la celulitis, cuando se trata de casos más graves, siempre resulta más efectivo acudir a un profesional.
  • Cremas específicas: el mercado también cuenta con algunos productos anticelulíticos excelentes, totalmente capaces de eliminar cualquier rastro de celulitis en nuestros tejidos. Eso sí, si queremos que sea realmente efectivo, deberemos decantarnos por marcas de calidad.
  • Ejercicios especiales: aunque el ejercicio aeróbico de por sí ya es capaz de motivar la eliminación de toxinas y la circulación de nuestro cuerpo, hay varios ejercicios específicos para las piernas que nos ayudaran a eliminar la celulitis de la zona.
  • Máquinas masajeadoras: por último, siempre podemos recurrir a unas máquinas masajeadoras especiales que ayudan a desincrustar la grasa de los muslos, eliminando además cualquier tipo de celulitis.

Como verás, aunque la celulitis edematosa cuente con muchos tratamientos para su eliminación, siempre es recomendable tener un estilo de vida saludable que evite su aparición. Ya conoces el dicho: mejor prevenir que curar.

Comparte esto:
Aún no hay opiniones, preguntas o comentarios. Sé el primero!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes