Liposucción vs lipoescultura (sin cirugía)

Diferencias entra la liposucción y la lipoescultura

Desde su invención, la liposucción abdominal ha ganado reconocimiento por sus resultados visibles en la extracción de grasa y sus muy pocos efectos secundarios. En la actualidad, el concepto de liposucción se ha confundido con el de lipoescultura, y si bien, a pesar de ser similares, son técnicas con propósitos diferentes y realizadas en contextos distintos de acuerdo a la necesidad de cada paciente.

Aunque existen áreas del cuerpo que podemos rebajar con ejercicios y dietas, hay acumulaciones de grasas localizadas que no podemos eliminar bajo ninguno de los métodos regulares. Por tanto, hay quienes deciden recurrir a la liposucción sin cirugía para eliminar la grasa de más.

Las preguntas más frecuentes en torno a esta temática son: ¿cuáles son las diferencias de estos procedimientos? y ¿realmente funcionan? Tanto la lipoescultura como la liposucción representan tratamientos ideales para eliminar las acumulaciones de grasas que no desaparece, destinados especialmente para aquellas personas que no sufran de sobrepeso importante.

Al principio, cuando se introdujo esta operación al mundo médico, la liposucción se realizaba bajo anestesia generalizada, utilizando cánulas de grandes tamaños y sólo eliminaba la porción más profunda de la grasa, dejando consecuencias en el estado de la piel, efectos secundarios y consecuencias traumáticas en los pacientes.

Sin embargo, con el avance de las investigaciones y de la tecnología, estos procedimientos son realizados de forma mucho menos invasiva en la actualidad, utilizando un tipo de anestesia local. Así mismo, las cánulas para la extracción de grasa acumulada son de diámetro pequeño, permitiendo la extracción de grasa superficial con menor riesgo de efectos secundarios. Incluso, esta intervención se lleva a cabo de forma ambulatoria con las debidas preparaciones preoperatorias.

Ninguna estas dos técnicas constituye un tratamiento para la obesidad, ni tampoco funciona como un programa nutricional para la pérdida de peso saludable. Es necesario tomar en cuenta la importancia de tener una buena educación alimenticia, así como un estilo de vida saludable y activo.

Otras de las preguntas frecuentes en torno a la liposucción y a la lipoescultura, realizada por la mayor parte de las personas interesadas es: ¿estos procedimientos sirven para adelgazar?

La respuesta definitiva es no, ambos procedimientos estéticos son específicos para disminuir la cantidad de grasa localizada en un área del cuerpo. No obstante, sí pueden contribuir con la motivación para adelgazar, complementando un régimen de pérdida de peso a futuro tras su completa recuperación.

En este punto, es necesario saber la diferencia entre una obesidad generalizada (que en casi todos los casos tiene buena respuesta ante márgenes alimenticios y ejercicios fìsicos) y la presencia de lipodistrofias (cùmulos grasos ubicados en zonas del cuerpo que no responden a la dieta ni a la actividad física).

La confusión entre lipoescultura y liposucción surge por la semejanza entre sus técnicas, así como la desinformación por parte de los interesados. En el artículo a continuación, te presentaremos la definición de cada una de estas técnicas de extracción de grasa, en qué se diferencian, los resultados de la liposucción antes y después, y todo lo que debes saber antes de decidir por alguno de estos tipos de tratamientos estéticos.

Lipo sin cirugia

¿Qué son y cómo se aplican?

La liposucción es un procedimiento quirúrgico estético que brinda un remodelado de la silueta corporal, utilizando la extracción del tejido adiposo o grasa de diferentes zonas del cuerpo. Durante la intervención, el cirujano utiliza una jeringa o una cánula conectada a un equipo de succión.

Algunas veces este procedimiento es acompañado con ultrasonidos, láser y otros métodos que contribuyen a que la grasa se disuelva y sea más sencilla de succionar, evitando menor agresión a la piel y los tejidos cercanos.

Por otro lado, el concepto de lipoescultura (también conocido como lipo sin cirugía o liposucción tumescente) es un procedimiento para cantidades pequeñas y medianas de tejido adiposo, con lo que se puede ajustar la forma del cuerpo y eliminar la grasa excedente. Es una técnica para mejorar el contorno del cuerpo haciendo cambios en el peso y el volumen corporal.

La lipoescultura tiene la capacidad de modelar diferentes áreas del cuerpo, como las mejillas, los glúteos, el pecho (para hombres), el cuello e incluso la papada, ya que se realiza mediante pequeñas incisiones donde es administrada una solución tumescente con lidocaína y epinefrina mediante una cánula, a diferencia de la liposucción convencional.

Para extraer la grasa, el cirujano administra una solución que facilita el proceso de succión. El contenido de epinefrina disminuye la pérdida sanguínea y la lidocaína anestesia la zona que será intervenida. Como su efecto conlleva cicatrices muy pequeñas por las incisiones, no se requiere un tiempo extenso de recuperación.

Para comprender las diferencias de la liposucción y la lipoescultura, es necesario conocer el propósito de cada intervención:

  • Liposucción: se trata de disolver los cúmulos de grasas y los sobrantes que existan en áreas determinadas del cuerpo. Las cantidades de grasas tratadas en este tipo de intervenciones son mayores, trabajando con técnicas de succión que permiten la extracción efectiva del tejido adiposo. Las condiciones básicas de una liposucción es la succión mediante cánulas. Este es un método eficaz para áreas como la cintura, los brazos, la espalda, las cartucheras y sobre todo, el abdomen.
  • Lipoescultura: a diferencia de la liposucción, la lipoescultura se centra en cantidades pequeñas de grasa acumuladas, con el objetivo principal de tornear, moldear y acentuar la silueta corporal. Las condiciones frecuentes de la lipoescultura es el uso de la solución con lidocaína y epinefrina, así como una pequeña cánula que permite la succión el tejido adiposo localizado. Es específico para zonas más delicadas, pequeñas y con mayor detalle.

Candidatos: ¿Para quién está recomendada?

El factor principal para ser un buen candidato para este tipo de cirugías es contar con un peso corporal cercano al ideal según tu edad, tamaño y sexo y tener acumulaciones de grasas resistentes a los ejercicios y los regímenes alimenticios. Ni la liposucción ni la lipoescultura son métodos adecuados para personas con obesidad, ya que puede representar graves riesgos sin aportar resultados estéticos.

A menudo los especialistas reafirman que estos procedimientos no están dispuestos para la pérdida de peso, resaltando la importancia de no sustituir la alimentación balanceada y un estilo de vida activo por una de estas intervenciones. Para que una persona pueda someterse a una de estas intervenciones con mayor seguridad, es necesario que tenga una buena tonicidad en la piel.

Las siguientes cuatro características son fundamentales para una persona que desee recurrir a una de estas intervenciones, ya que de esta forma existe una plena seguridad de obtener los resultados esperados sin complicaciones:

  1. Personas con cúmulos de grasa localizados, especialmente resistentes a las dietas alimenticias y los ejercicios.
  2. Personas con piel elástica y firme.
  3. Personas que cuenten con un buen estado de salud, tanto físico como emocional.
  4. Personas con deseos realistas y que sean conscientes de sus expectativas.

Procedimiento y sesiones: ¿Cuándo es el momento ideal?

Una vez que la persona cumpla con las indicaciones específicas para someterse a cualquiera de estas intervenciones, será necesario realizar una historia clínica minuciosa, basada en un cuestionario sobre enfermedades, estilo de vida, alergias, medicaciones y demás, con el objetivo de evitar futuras contraindicaciones y tomar las precauciones especiales de acuerdo al caso.

Así mismo, previo a la intervención de lipoescultura láser o liposucción sin cirugía, se realizan una medición específica del área a tratar, evaluando también el estado de la piel. Este tipo de exploraciones médicas son relevantes puesto que algunas veces, cuando existe flacidez cutánea la liposucción no tiene los mismos resultados y por tanto, es necesario unirla con otros procedimientos de estiramiento de piel.

Cuidados preoperatorios que debes tomar en cuenta

Tras la realización de una liposucción o lipoescultura, el paciente puede regresar a sus actividades matutinas en un tiempo que varía de acuerdo al tipo de intervención y la tipología del paciente, rondando los 2 o 3 días. Durante las semanas siguientes, es necesario evitar los esfuerzos y proteger el área intervenida con el uso de los cuidados y la medicación prescrita por el cirujano tratante.

Para los pacientes que atraviesan una liposucción abdominal, es necesario utilizar una faja especial y ropa holgada que facilite la recuperación. Como en todo procedimiento quirúrgico, las indicaciones y recomendaciones del cirujano son imprescindibles y deben ser seguidas con responsabilidad.

Precio de lipoescultura sin cirugia

En términos generales, los costos de la liposucción son orientativos dependiendo a cada caso, especialmente de acuerdo al área del cuerpo a tratar y a la cantidad de grasa encontrada en dicha zona.

La mejor opción es elegir un lugar especializado, que cumpla con un quirófano equipado, un grupo médico profesional, un entorno que inspire confianza y tomando como referencia los resultados de personas que hayan concurrido a ese sitio. Es preferible costear un procedimiento seguro, que decidir ahorrar costos en un lugar que no incluya la hospitalización o que pueda aportar resultados no deseados. Antes de decidir recuerda que la liposucción más barata podría ser la más cara, especialmente porque se trata de tu salud.

La liposucción precio es un factor con diferentes variables, algunas de ellas pueden ser:

  • El área corporal intervenida y la cantidad de grasa que debe ser succionada. Una liposucción abdominal no va a tener el mismo precio de una liposucción de brazos.
  • La medicación antes y después de la cirugía, además de las pruebas de laboratorio y el resto de los exámenes médicos.
  • El tipo de anestesia empleada, la cual es diferente de acuerdo a la persona y el tipo de liposucción.
  • El tiempo de hospitalización, el cual varía también de acuerdo a la evolución médica de cada paciente.
  • La faja compresora para los primeros días de recuperación.

Resultados: liposucción y lipoescultura antes y después

El proceso de liposucción (el antes y después) es muy notable, desde la primera impresión hasta la mejoría postoperatoria, incluso pasando los tres meses luego de la cirugía es posible perder medidas de volumen, puesto que muchos adipocitos o células grasas que fueron deshechas por el efecto del rayo láser, continúan eliminándose al tiempo después de la cirugía.

Así mismo, la lipoescultura aporta resultados casi inmediatos, siendo visibles una vez que la inflamación postoperatoria culmine y permita que los resultados se observen claramente. La medicación prescrita por el médico especialista debe ser constante, la cual está basada por lo general en un calmante, un antibiótico y un antiinflamatorio.

Sin lugar a dudas, los resultados de este tipo de intervención estética son notables desde el primer momento, sin embargo las personas deben pasar por un período de recuperación de 15 a 30 días para evitar consecuencias perjudiciales por descuidos postoperatorios.

Liposucción antes y después

Posibles efectos secundarios o contraindicaciones

Tanto la liposucción como la lipoescultura son métodos de extracción de grasa que pueden presentar los riesgos comunes de cualquier intervención quirúrgicas, sin embargo las complicaciones mayores son muy inusuales y por lo general están asociadas al exceso de la extracción de grasa, así como las condiciones inadecuadas del paciente para la intervención o la competencia de los médicos tratantes.

Después de una lipo sin cirugía o de una liposucción convencional, las cicatrices, la inflamación y los moretones pueden ser visibles en la piel. Otro de los efectos postoperatorios son la aparición de bultos o zonas inflamadas que desaparecen por completo tras la recuperación en el primer y segundo mes.

Si durante la operación se llevó a cabo una técnica apropiada, la posibilidad de obtener resultados no esperados o insatisfactorios es casi nula; es necesario darle un tiempo de recuperación a la piel y a los tejidos, ya que el cuerpo requiere un proceso de acostumbramiento a su nuevo y modelado aspecto.

Ambos procedimientos son eficaces para las personas que deseen eliminar los molestos cúmulos de grasa en cualquier área del cuerpo, así como el volumen que representa esta acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas. En definitiva, las intervenciones de extracción de tejido adiposo deben ser consideradas por un cirujano plástico o médico estético, que determine de acuerdo a cada caso, cuál es la mejor opción y la forma correcta de llevar a cabo estos procedimientos quirúrgicos.

Comparte esto:

Trackbacks/Pingbacks

  1. Liposucción: abdominal, glúteos o de piernas. Cuidados - 8 octubre 2018

    […] la vida desde la juventud hasta la edad madura. En las mujeres las áreas más susceptibles de una liposucción es región de la papada, las caderas, los muslos, el abdomen (liposucción abdominal), la zona bajo […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes