Liposucción: abdominal, glúteos o de piernas. Cuidados

¿Qué es la cirugía de liposucción?

La liposucció, también conocida como lipoescultura no es un tratamiento de la obesidad, sino una técnica quirúrgica destinada a corregir aquellas regiones del cuerpo en las cuales persiste grasa acumulada rebelde a la dieta y al ejercicio, como las mejillas, cuello, brazos, mamas, abdomen, nalgas, caderas, muslos, rodillas o tobillos.

Se trata de moldear el cuerpo del paciente, extrayendo el tejido adiposo solamente de algunas zonas del cuerpo, que incluso en algunos casos se vuelve a “reinyectar” en los lugares en los que se necesita, como pueden ser las nalgas.

¿Cómo es la operación de liposucción?

La liposucción es una cirugía que se realiza generalmente bajo anestesia local y sedación, cuando el procedimiento no va a ser muy extenso y la cantidad de grasa que se va a eliminar no excede la cantidad que su cirujano plástico considere, según su salud y tamaño corporal.

Liposuccion

Liposucción antes y después

En algunos casos se puede emplear anestesia epidural, la misma que se emplea para algunos partos, y en extensas ocasiones, si se tiene previsto tratar grandes zonas o varias áreas distintas, ésta se llevará a cabo con anestesia general.

La técnica consiste en la extracción del tejido adiposo o grasa del cuerpo mediante el uso de instrumental especial, una pequeña varilla hueca llamada cánula, conectada a una máquina de vacío o a una jeringa especial, según el caso, y realizando numerosos túneles en el área previamente marcada.

Inicialmente, se realiza una pequeña incisión en la que se introduce la cánula, que el cirujano mueve entre los depósitos grasos situados bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola; y a veces es necesario realizar incisiones adicionales para eliminar todos los depósitos de grasa. Estas incisiones, generalmente menores de un cuarto de pulgada, suelen localizarse en pliegues o en regiones donde son difíciles de ver.

Además, durante la liposucción, junto a la grasa se pierde líquido, debiendo éste ser repuesto para evitar que se produzca un “shock”, con fluidos que se administran por vía intravenosa o por una transfusión de sangre, normalmente del mismo paciente al que se la ha sido extraida antes de someterse a la liposucción, en lo que se llama una autotransfusión.

La liposucción, que siempre se realiza en quirófano, dentro de una clínica u hospital, suele durar entre 1 y 2 horas, pero el tiempo es variable, dependiendo del área y la cantidad y en las liposucciones muy extensas puede ser necesario hasta un ingreso de 2 ó 3 días.

Postoperatorio de la liposucción

Tras la operación se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos, y se utiliza un vendaje compresivo o una prenda elástica según el área tratada para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno.

En general es necesario llevarlo durante 2 ó 3 semanas, tras las que, y siguiendo las instrucciones de su cirujano plástico, las llevará sólo durante el día durante unas semanas más. Para prevenir la infección también es común el uso de antibióticos.

No debe evaluar los resultados de una liposucción justo después de la cirugía; pues se encontrará más pesado debido al exceso de fluidos que se administran, y las áreas liposuccionadas estarán hinchadas y con hematomas, con una ligera sensación de quemazón.

También es normal que aparezcan cardenales e inflamación de los tejidos en la zona aspirada y, si la elasticidad cutánea estaba disminuida pueden quedar irregularidades o pequeñas depresiones que se pueden corregir mediante liposucciones selectivas y/o inyecciones de grasa. El dolor puede aliviarse con la medicación prescrita por su cirujano plástico y pronto recobrará la sensibilidad que, en algunos casos, se pierde en la zona tratada.

La recuperación es un proceso gradual, y para no interrumpir el proceso, no debe realizar actividades intensas durante 2 a 4 semanas. Los puntos serán retirados entre los 5 y 10 días, pudiendo realizar la actividad normal como mucho 2 semanas tras la intervención, según la extensión de la liposucción. El hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.

Posibles complicaciones de la liposucción

La liposucción es una técnica segura, siempre que el paciente cumpla los requisitos necesarios, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Sin embargo, en algunos casos se pueden producir complicaciones graves, sobre todo cuando se succionan múltiples o extensas áreas a la vez, o por la acumulación de líquidos, que deben ser drenados, y la lesión de la piel.

Otros posibles riesgos son las infecciones, la pérdida excesiva de líquidos y las cicatrices queloides; o problemas estéticos como las ondulaciones sobre la piel tratada y los cambios de pigmentación que pueden ser permanentes al exponerse al sol. En algunos casos pueden producirse asimetrías que exigen una segunda intervención.

¿A qué mujeres u hombres está aconsejada la liposucción?

Las mejores candidatas para someterse a una liposucción son los pacientes sanos, con un peso normal y excesos localizados de grasa. Lo más importante para obtener un resultado óptimo es poseer una piel firme y elástica, ya que la piel que “cuelga” no se redistribuirá sobre el nuevo contorno corporal y podría requerir algún procedimiento quirúrgico adicional para eliminar su exceso.

Así mismo, la liposucción no está recomendada si se ha tenido una cirugía reciente en la zona a tratar, si se tiene mala circulación en ella o si se padecen problemas cardiacos o respiratorios.

La cirugía de liposucción puede realizarse en cualquier etapa de la vida desde la juventud hasta la edad madura. En las mujeres las áreas más susceptibles de una liposucción es región de la papada, las caderas, los muslos, el abdomen (liposucción abdominal), la zona bajo los brazos y alrededor de la mama; y en los hombres suelen tratarse la papada y alrededor de las caderas, además de para reducir el pecho aumentado, condición conocida como ginecomastia.

3 Comentarios en Liposucción: abdominal, glúteos o de piernas. Cuidados

  1. mauri 19 septiembre 2015 at 19:03 #

    Hola estoy pensando hacerme traplante de grasa en las pumpis pero no se si necesito subir de peso para Que puedan utilizar la grasa por favor alguien que me explique

  2. Antonio. 15 marzo 2012 at 16:35 #

    Hola.
    Resulta que llevo un tiempo pensando en realizarme una liposucción, soy hombre de 35 años y creo que me hace falta para la zona del vientre. No tengo obesidad por lo que creo que eso no sería un inconveniente.
    He tratado de eliminar la grasa sobrante haciendo ejercicios de musculación pero no ha resultado efectivo. Mi duda viene por el siguiente motivo, tengo un tatuaje debajo del ombligo y tiene dos palmas de tamaño.
    Me gustaría saber si esto supondría un inconveniente para realizarme la intervención o no.
    Gracias.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cavitación: beneficios, sesiones, efectos. - 22 diciembre 2011

    […] considerarse como un tratamiento alternativo a la liposucción quirúrgica. Pero no todo son ventajas. No es una técnica que se pueda aplicar alegremente a […]

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes